miércoles, 29 de julio de 2009

El Cielo Celeste del Atardecer


"Ahora te puedes sentir feliz porque sabes el significado del amor, que es saberse en paz cuando te vas a morir porque has encontrado a la persona correcta"

ME DESPIERTO y lo primero que veo es un cielo celeste rodeado de nubes ligeras, parece que el mar se hubiese subido al cielo o que nosotros hayamos caído de cabeza, es hermoso. Un asfaltado oscuro y frenético que se escabulle entre el verde sabor a naturaleza estoica, es dejado atrás por el sonido incesante del motor de la camioneta de Enrique. Volteo a ver a Enrique; se encuentra manejando, con el ceño fruncido, impávido, sereno, pensativo. El cabello lo tiene apagado, la sonrisa muerta, la barba caótica. Sé que llevamos más de 3 días de viaje, lo sé porque tiene la barba como cuando deja de afeitarse los fines de semana cuando se queda en casa y recién se afeita los lunes por la mañana después del desayuno. Todo en el carro luce polvoriento, el espejo, los asientos, la radio, sus brazos. “¿Estamos cerca?”, pregunto. El rostro de Enrique hace una mutación pausada, el semblante se suaviza, sus ojos se entrecortan, y su sonrisa, sí, una sonrisa se hace en su rostro. “Estamos a pocos kilómetros de tu madre”, es su respuesta inmediata a mis ojos, dándome desde esa pequeña cabina una dosis de confianza y paciencia. Enrique recibió una llamada el pasado viernes, mientras salía de su jornal de trabajo, como todos los viernes, a las 5 de la tarde. Aquella voz en el teléfono era la de mi madre, que había vuelto, que el tiempo la había traído de vuelta al hogar. Ese día yo lo esperaba en el jardín de la tía Magnolia, como sintiendo que algo grande iba a ocurrir. Era extraño, aquel día mientras Carlitos y María iban a la playa a coger cangrejos, yo sentía que ese día algo grandioso iba a ocurrir así que decidí quedarme sentado en la gran roca del jardín de la tía Magnolia. Papá llegó. Su rostro me hizo recordar a mi madre, inmediatamente. Pero no a ella, exactamente, sino cuando estábamos con ella: su olor verdoso, su calor culinario, su alegría mágica. Subí al carro mientras Enrique hablaba en casa de la tía Magnolia. No hubo tiempo de despedidas ni nada, parecía que algo ocultaban, pero aquella tarde una alegría insatisfecha se escondía en el cuerpo de Enrique, lo sentía.

Ahora en el carro, hay una extraña sensación de alegría y preocupación. “Hijo, tu eres ya casi un hombre”, me dice Enrique mientras su sonrisa se mezcla con un suspiro que parece habérsele salido sin consulta desde el fondo de su tristeza. Su rostro parece querer decirme algo fatal pero al mismo tiempo se ve en él un esfuerzo por hacerlo despreocupado. “Tu mamá por fin ha vuelto, pero ella está…”, entonces le interrumpo… “¿mamá está enferma?” pregunto como desafiando el peso cruel de la sorpresa. Entonces mi padre me mira sorprendido, suelta una sonrisa y me dice: “Tú serás un gran hombre, hijo, trabajador, valiente, empeñoso por querer dar a este mundo un poco más de justicia y amor. Así encontrarás a alguien que te acompañará en tu vida, que te hará estar seguro de lo que eres y ambos construirán un hogar hermoso para compartir sus vivencias con sus hijos y enseñarles que el sentido de la vida es reformar, constantemente, lo que uno hace, sin límites, con justicia y amor. Entonces entenderás lo que te quiero decir, hijo mío. Que el ciclo no se ha acabado, que ahora te puedes sentir feliz porque sabes el significado del amor, que es saberse en paz cuando te vas a morir porque has encontrado a la persona correcta. Así me siento yo ahora, al igual que tu madre, porque todos dejamos este mundo a alguien para seguir aprendiendo que el amor es encontrar a alguien y desaparecer juntos en el cielo celeste del atardecer”.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

**.... pq el amor es encontrar a alguien y desaparecer juntos en el cielo celeste del atardecer.**

Gittana dijo...

Dioses!!!! me hizo sentir tan nostálgica!!!!

El Hombre del Espacio Interior dijo...

Habla wilmer... parece ser que tu estilo son los post nostalgicos

PD: acabo de colgar, quisiera que lo marqués y le des el visto que se merece con tu comentario.

Hablamos

Fiore dijo...

Es un juego de emociones, sentimientos lo que emanas en este post

nostalgico y romántico a la vez

bsos de esposa primeriza y Recién casada

Ely Cadillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MaPo dijo...

Lindas palabras...casi lloro de recordar a mi papa

Ely Cadillo dijo...

No lo borre por que sea una critica, porque si subes veras un monton.
Lo borre porque los demas pensarian que plagio al senior B, y no lo he hecho.
Y ese fue el unico texto mio que transcribio a su columna.
Tal vez publique algunas historias mias en su nuevo libro "Pajas".
Besos

Wilmer Avila dijo...

Para Ely cadillo(1)

Hasta los más extraordinarios como Bryce se les acusa de plagio. Y no es de forma antojadiza, sino con pruebas.

Yo, te creo, absolutamente. Te creo porque eres una mujer que acepta las críticas(no las borra, ni suprime, no). Te creo porque tienes madera de escribir cosas plagadas de bohemia y promiscuidad con tal desfachatez, al puro estilo de una mujer de 16 años en una sociedad tan abierta y extrema como la nuestra. Te creo porque lo que publicas es, desafiando la cronología, ulterior a cualquier escrito ya difundido (eso solo elimina cualquier suspicacia que se pueda presentar en individuos hediondos como yo).

Solo digo que no es malo copiar, yo solo dije en la adaptación tambien uno encuentra un mecanismo de salida y compensación de la realidad, de verdad excitante.

Y, finalmente, como es cierto que tu escribes para Bayly, te recomiendo que esribas directamente tú para el diario y dejes que el señor Bayly haga su trabajo de escritor, por las puras no le pagan.

Ely me despido agradeciendo tus opiniones acerca de mí, espero que recibas mis comentarios con la mayor gracia puesto que nunca fue mi intención salir del ambiente de discreción y camaradería.


Saludos cariñosos

Wilmer Avila

Ely Cadillo dijo...

Si quiero publicar un libro, solo que no se como jajajaja...
Pero ya se vera pes.
Saludos

Wilmer Avila dijo...

Para Ely(2)

Espero el libro. En realidad, es bien paja que lleven cuenta de otros cuentos tuyos. Por qué no los publicas tú, llevas una ventaja considerable en el vago mundo de las letras.

Saludos

Wilmer Avila
OREJAZUL

una nueva madre dijo...

no se kien es ely pero....no me gusta....tampoco tengo afan de que conteste mi comentario seria algo placero!

pero....si es tan buena como parece ....dejame felicitarla por que con todo lo buena que es se da un tiempo para leer lo que escribes...bien por ella.